Tel. (55) 18-58-81-27 / (55) 55-86-59-74 WhatsApp: 55 3901-8056

Aprende a comer la comida chatarra para bajar de peso.

Aprende a comer la comida chatarra para bajar de peso.

Aprende a comer la comida chatarra para bajar de peso.

Aprender a comer la comida chatarra también es parte del proceso para bajar de peso, este es un punto muy álgido para los especialistas en nutrición y medicina, ya que hay muchas razones por las que precisamente se le llama así “ comida chatarra “ y por lo tanto, debe ser prohibido consumir, pero vamos a analizar a qué nos referimos.

Espero no meterme en problemas con muchos colegas que piensan de forma distinta, pero tanto es respetable su punto de vista como el mío.

Este post no lo había pensado hasta hace poco que una paciente me comentó lo siguiente:

“Me parece fascinante que hasta puedo comer ocasionalmente alimentos que SIEMPRE ME HAN PROHIBIDO en otros tratamientos y aun así estoy bajando de peso y me siento de maravilla”

He visto programas de televisión donde invitan a especialistas y dentro de sus recomendaciones sugieren alimentos que muchos podrán evidenciar que no son adecuados y debería estar incluso prohibido vender, por lo tanto, cual avalancha se lanzan todos a argumentar (criticar) el por qué si o no se deben consumir (poniendo en duda la preparación y experiencia del personaje en cuestión), admito que en muchos de estos comentarios, también llego a tener mis dudas, sin embargo, los respeto.

Que si unos dicen que NO debemos consumir alimentos enlatados, embutidos, productos procesados, jugos de frutas, golosinas, bebidas azucaradas, bebidas no azucaradas (light), con gluten, fenilalanina, carbohidratos después de tal o cual hora, transgénicos, etc.

Por otra parte otros comentan todo lo contrario, dejando cada vez más en duda al consumidor o auditorio y lejos de informar, generamos mucha, pero mucha confusión sobre lo que es saludable o no; haciendo que tengamos puntos de vista hasta contradictorios y perdamos cierta credibilidad como especialistas y ni se diga de los pacientes (obvio, si ni nosotros nos ponemos de acuerdo, genera dudas sobre nuestra preparación).

Te comento que lo “ideal” es así, son ciertos todos esos argumentos donde debemos comer lo más natural y orgánico posible nuestros alimentos, ya que todo lo demás puede contener alguna sustancia que nos pueda generar un daño a la salud a largo plazo.

Pero ¿qué crees?, el mundo “ideal” no existe, por lo tanto nos debemos adaptar a nuestro entorno, estilo de vida, gustos, recursos y hasta avances tecnológicos, que para bien o para mal, son casi imposibles detener y poco podemos hacer para frenarlos.

En este caso me voy a detener un poco en la parte específica de los gustos, si bien es cierto que la gran mayoría de las personas engorda por comer cosas en exceso o alimentos que no debemos consumir y lo peor del caso, lo sabemos, por lo tanto, muchos pacientes antes de asistir a su primer consulta con el Nutriólogo o Bariatra, ya tienen preparada la despensa en casa, suponiendo que ya hasta saben lo que les van a mandar (sin saber siquiera que tipo de dieta les darán).

El asunto es que asumimos como pacientes lo que debe ser una alimentación saludable debido a ese compendio de información (muchas veces a medias) que escuchamos o vemos aquí y allá, el problema de todo esto es que es muy difícil cambiar a largo plazo de estilo de vida y gustos de la noche a la mañana, o en su caso, simplemente no es práctico este tipo de alimentación por nuestras largas jornadas laborales o el poco tiempo disponible para preparar algo aceptable.

Es decir, si hiciéramos caso a toda recomendación para prevenir cualquier enfermedad, sin tomar en cuenta la comida chatarra por el momento, tendíamos que ser unos ermitaños, cultivando nuestras propias frutas, verduras, cereales, etc., libres de pesticidas y transgénicos; criando nuestros propios animales para nuestro consumo libres de hormonas y medicamentos, pescando en lagos naturales y sin contaminación (utopía ¿no?).

Pero la realidad es totalmente diferente, es prácticamente imposible a estas alturas de la vida estar en estas condiciones que si bien posiblemente serán las ideales, para muchos ya no son prácticas.

Entonces ¿Qué pasa con la comida chatarra que tanto se sataniza por todos lados?, efectivamente pueden representar un veneno para nuestro organismo, hacernos conscientes de ello y evitarla lo más posible será la solución, pero la verdad es que todos en algún momento caemos en las tenebrosas redes de este tipo de comida chatarra.

Ahora bien, ¿A qué se le llama comida chatarra?, en el ámbito nutricional, se le conoce a todo aquel alimento que no aporta otro tipo de nutrimentos además de energía, proveniente principalmente de grasas y/o carbohidratos en exceso, es decir, no aporta (o aporta pocas) vitaminas, minerales, antioxidantes, fitonutrientes, etc., que den un beneficio extra a la energía que proporciona, tomando en cuenta además, que pueden contener aditivos que a largo plazo y en exceso, pueden perjudicar la salud, pero aquí está la clave “consumirlos en exceso”.

Debemos aclarar entonces que el problema es el exceso, todo en exceso es malo, hablando de alimentos, hasta el agua en exceso hace daño, por lo tanto, es posible e incluso puede formar parte de una dieta saludable consumir comida chatarra de manera moderada, siempre y cuando consuma alimentos que me brinden una cierta protección o equilibrio para que éstos no nos afecten.

Otra realidad muy importante es que son alimentos que saben riquísimos o son muy prácticos y hasta económicos, por ello, apostaría diciendo que hasta el principal detractor de los alimentos chatarra, los ha consumido en algún momento; y por lo mismo, para una persona que ha subido de peso por su consumo “en exceso”, muy difícilmente dejará de consumirlos el resto de su vida solo porque alguien le dijo que están prohibidos (esto genera mucha más ansiedad), ocasionando por consiguiente el dichoso rebote ya que nunca se orientó a esa persona a que lejos de prohibir, mejor aprenda a comerlos.

Toma en cuenta que este artículo lo estoy escribiendo desde mi punto de vista como paciente (cuando lo fui y tenía obesidad*), ya que después de muchos intentos, dietas, productos, uno bien que mal, va aprendiendo a identificar lo bueno y lo malo, es decir, una vez que dejaba cualquier tratamiento haciendo el esfuerzo por llevarlo a cabo lo más apegado posible, me desesperaba y regresaba a consumir los alimentos que bien sabía me hacían daño (o por lo menos así me lo hacían ver), generando durante el proceso ansiedad, desesperación, malestar, depresión y culpa (por comerlos o por no comerlos).

Ahora, desde el punto de vista de especialista en el área Nutrición y particularmente del Control de Peso, sin olvidar el punto de vista como paciente y lo que sufrí en su momento pensando que jamás debería comer todo aquello que me gusta, en Sbel-T Forever integramos en la mayoría de nuestros planes alimentarios algunos alimentos considerados como comida chatarra, para ser un método más realista que pueda llevarse a largo plazo y sobre todo, que los pacientes aprendan a consumir de forma moderada y ocasional sin poner en riesgo su salud, por lo tanto, pueden permanecer en un peso saludable, sin rebote, sin culpas, sin presiones, sin ansiedad, con la tranquilidad de saber que ya aprendieron a comer lo que les gusta una vez concluyendo su tratamiento y así lograr y mantenerse “Esbeltos para Siempre”.

Lic. Nut. Oscar M. Alanis
contacto@sbeltforever.com
http://sbeltforever.com/contacto/ (Llena el formulario) 

 

*Testimonio para perder peso de Oscar M. AlanisComo sabrás seguramente, tuve obesidad y solo logré resultados permanentes hasta que aprendí a comer lo que me gusta, esta es la filosofía que tenemos en Sbel-T Forever, ayudarte para que no tengas rebote y puedas vivir gozando de salud y peso adecuado sin ansiedad de volver a subir de peso, pero ojo, siempre y cuando aprendas a comer (adjunto mis fotos de antes y después, con 33 Kilos menos en solo 6 meses).

No comments.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *