Tel. (55) 18-58-81-27 / (55) 55-86-59-74 WhatsApp: 55 3901-8056

Las comidas tradicionales mexicanas son balanceadas (la vitamina “T”).

Las comidas tradicionales mexicanas son balanceadas (la vitamina “T”).

Las comidas tradicionales mexicanas son balanceadas (la vitamina “T”).

Hay momentos durante el año con épocas de festividades en gran parte del país, iniciando por ejemplo desde el recalentado de la noche vieja/año nuevo, rosca de reyes, tamaliza, carnavales, semana santa o cuaresma, día de madres, ferias del pueblo, noches mexicanas, ofrendas (incluyendo el pan de muerto), cenas de fin de año, posadas y navidad, por mencionar algunas de nuestras comidas o festejos tradicionales donde no puede faltar la vitamina T.

Y así año con año se cumple todo un ciclo de eventos y festividades que forman parte de nuestras tradiciones actuales, fuera de diferenciar cuáles son tradiciones mexicanas (prehispánicas) o de algún otro origen, la realidad es que ya las hemos adoptado como propias y en la perspectiva actual forman parte de tradiciones mexicanas y nuestra cultura, por lo tanto vamos a generalizarlas.

Hablando entonces en ese contexto con algunas de las muchas otras tradiciones que tengamos como familia, no falta quién utilice estos eventos para posponer algo muy importante, el cuidado de la salud, en este caso estamos hablando de prolongar el perder peso.

Que si, empezando el año, después de la rosca, mejor luego de los tamales, etc., y así se pasa un año más, que lejos de bajar de peso o mantenerse en el mejor de los casos, nuestra tendencia como sociedad es ir subiendo de peso, tal vez incluso, sin darnos cuenta.

No nos gusta aceptar las culpas o los errores, incluso hasta nos llegamos a ofender cuando alguien nos marca nuestro fallo (en la cuestión alimentaria) y le echamos la culpa a nuestra comida tradicional y a esos eventos que no podemos esquivar y forman parte de nuestra vida, por lo tanto, debemos aprender a sobrellevarlos.

Pero la realidad es que fuera de su origen como ya lo comentamos, nuestra base de dieta es el maíz, haciendo un poco de referencia a un programa de Stan Up de “Sofía Niño de Rivera” menciona en su rutina algo que me causo mucha gracia, el “cómo explicarles la comida mexicana a un extranjero” cuando preguntan por ejemplo ¿Qué son los chilaquiles?, es tortilla, con queso, crema, salsa, se puede poner pollo, ok, y ¿Qué son las flautas?, es tortilla, con queso, crema, salsa, se le puede poner un poco de pollo; ¿Qué son los sopes? A bueno es tortilla, queso, crema, se le puede poner un poco de pollo; ¿Qué son las quesadillas?, esta es un poco diferente mira es tortilla, queso, se le puede poner un poco de pollo, salsa, etc., en fin sería nunca acabar pero en parte es cierto.

A pesar que nuestra gastronomía es mucho más rica y variada que esos ejemplos, el problema no es el tipo de alimento o cómo se prepare, sino las cantidades y frecuencia con las que los consumimos además de que algunos pueden ser muy desproporcionados; adicionando los acompañantes como el refresco, postre o botana.

Con base en las características de la dieta correcta y el plato del buen comer que se establece en la NOM-043 menciona que debe ser Completa, Higiénica, Adecuada, Variada, Equilibrada y Suficiente analicemos los más comunes:

Los tacos: Lleva tortilla (cereal), Proteína (carne), Vegetales (verdura picada y salsa) y en algunos casos hasta frijolitos, ahí está un alimento bien balanceado, el problema es que pedimos dos órdenes de 5 tacos cada una y el refresco de 1 litro.

Las tortas: Lleva bolillo (cereal), Proteína (jamón, queso), Vegetales (lechuga, jitomate, cebolla, chile) e igualmente se le puede agregar frijoles, el problema es “démela cubana” (lleva de todo y mucho).

Los tamales: Lleva maíz (cereal), Proteína (carne o queso, si lo sé una rajita pero es algo), Vegetales (rajas, tomate, pasilla, etc.), el problema es que es un tamaño “zacahuil” (le cabe el pollo entero si se lo ponen) o el “guajolo-combo” (torta de tamal y atole).

El pozole: Lleva maíz (cereal), Proteína (carne), Vegetales (rábano, limón, cebolla, lechuga, aguacate), el problema es que pedimos el tamaño “olla” y nos comemos 20 tostadas con crema adicionales y el refresco o cerveza.

Y lo mismo para las gorditas, tlacoyos, sopes, tlayudas y un sinfín de comidas de diversas regiones de nuestro país…

Entonces ¿Cuál es el problema?, pues la tergiversación cultural que hemos tenido por lo que consideramos una comida “saludable” y principalmente las cantidades incorrectas de éstas, ya que entre más, mejor y no siempre debe ser así y menos hablando de alimentos, date cuenta y nos hemos ido acostumbrado poco a poco a ver y comer porciones cada vez más grandes al grado de percibir esto como normal, un claro ejemplo es el refresco, antes el tamaño familiar no llegaba ni a los 800 ml, ahora ya hay hasta de 3.3 litros y “se tiene que acabar porque mañana ya no tiene gas”.

Vitamina T

Pero la base es que realmente si no tienes opción de otro alimento, siempre será mejor buscar algo como los ejemplos que te mostré de las “comidas tradicionales mexicanas” (en porciones adecuadas y condiciones mínimas de higiene), que comerte una barrita de cereal, unas galletitas o cualquier tipo de alimento procesado, que lejos de saciarnos, nos incrementa más el apetito por el estímulo ocasionado por algunos ingredientes (grasa, sal y/o azúcar) y aditivos (glutamato monosódico por mencionar uno pero son muchísimos más).

En conclusión, lo que siempre hemos pensado sobre la Vitamina T puede que sea incorrecto, ya que muchos de estos alimentos son balanceados, ni qué decir de los deliciosos platillos que acostumbramos comer en las fiestas y eventos que ya vemos como tradiciones mexicanas, el problema es que faltamos a la característica de la dieta correcta en que sea “suficiente”  (no en el sentido de abundancia) y comemos más de lo necesario.

 

Lic. Nut. Oscar M. Alanis

contacto@sbeltforever.com

http://sbeltforever.com/contacto/ (Llena el formulario para ponernos en contacto)

No comments.