Tel. (55) 18-58-81-27 / (55) 55-86-59-74

“Me urge bajar de peso aún a costa de la salud”, grave problema…

“Me urge bajar de peso aún a costa de la salud”, grave problema…

“Me urge bajar de peso aún a costa de la salud”, grave problema…

Es muy probable que si en esos momentos estás leyendo este post, alguna fecha importante y agendada se te haya pasado por alto. Los estándares estéticos influyen en ti y quieres estar lo más delgad@ posible para ese encuentro.

Quizá en un mes tu herman@ se casará pero eso ya lo sabías hace un año y hace un año te compraste el vestido o traje para la boda, pero vino diciembre, siempre tan entrometido con sus grandes charolas de comida, su pavo y sus excesos; luego el trabajo, la oficina y esa silla de la oficina que no es muy amiga con tus asentaderas y nada de eso te ayudó a bajar de peso. Malvado vestido. Maldito traje. Desesperad@ buscas respuestas en todos lados pues un ansia ha entrado en ti: me urge bajar de peso.

Ante la urgencia, el mundo de la publicidad nos bombardea con una cantidad gigantesca de imágenes y de productos en su: compra, compra, compra, consume, consume, consume, como si de tanto bombardeo apareciera el genio de la botella y nos cambiara enteramente la vida.

Corremos el riesgo de tomar cualquier cosa y aceptar cualquier propuesta sin antes evaluar bien la situación y, lo que es peor, sin asesorarnos con el debido profesionalismo en las áreas de la nutrición y el sobrepeso. Adelgazar no es un mero acto en busca de la estética, sino tiene que ver directamente con la salud. El riesgo es ese, el peligro que te significa aventurarte con cualquier “remedio” que en el mejor de los casos solo será un placebo, en el peor, el causante de más problemas a tu salud.

Las urgencias nos llevan a malas decisiones. Si te queda un mes para la boda y es poco lo que deseas bajar, es probable que encuentres “algo” de ayuda, pero recuerda que lo que le hace mejor a tu cuerpo es la constancia. Esos remedios fugaces provocan rebotes o incluso otro tipo de daños.

Las falsas promesas.

Las promesas han decaído en valor desde hace mucho tiempo, sin embargo, sigue habiendo una publicidad agresiva que promete milagros y resultados espléndidos sin que el “paciente” mueva un solo dedo. Entre las principales en este tipo de publicidad se encuentra la que se refiere a las pastillas de adelgazamiento. Estas prometen bajar en un santiamén y hasta allí, es el único “compromiso” obtenido.

Pero es por temporadas, llevan muy bien una agenda de cuándo las personas ingieren más o compran más por culpa que por información y eso hace que también por ley de oferta y demanda los precios de estas pastillas sean excesivamente caros. Buscar medidas urgentes nos arroja en el buscador un escaparate parecido al de las viejas plazas de feria donde magos, adivinos y merolicos se disputaban por el mejor discurso embaucador. Las falsas promesas se caracterizan por prometer lo imposible y nuestro carácter humano tiende a buscar los imposibles, en el cine, en la historia, en nuestro cuerpo.

El eterno rebote.

Los remedios o medidas que tomamos por el me urge bajar de peso también tienen sus complicaciones. Si algo tiene un efecto secundario es la urgencia intempestiva. No te estamos prohibiendo que lleves a cabo una proeza de este tipo, estás en total libertad de hacerlo, sólo te recomendamos que pienses mejor tus decisiones, es más, que acompañes esas decisiones con el asesoramiento adecuado.

Toda pérdida de peso repentina también puede causar aquel famoso efecto rebote. Unas de las opciones que abundan en internet son las dietas milagrosas que prometen que pierdas en solo una semana 5 kg y después con ligero efecto rebote recuperes el doble. Las dietas, tienes que saberlo muy bien, están construidas de manera individual.

Existen dietas preestablecidas que aportan la energía y los nutrientes necesarios para adelgazar y mantener una vida saludable pero el uso que hay que hacer de ellas está mediado por nutriólogos que evaluarán individualmente los casos. Sin embargo, el uso indiscriminado que hacemos de ellas porque me urge bajar de peso ha propagado un mercado de dietas y soluciones a corto plazo que no terminan contribuyendo a tu bienestar. El estar delgado por temporadas no es el estado natural y saludable de tu cuerpo. Es posible que existan personas que vivan de esta manera, con las soluciones rápidas y urgentes. Ellos no se han puesto a pensar en el maltrato que le están dando a su cuerpo.

Un riesgo aún peor, en la urgencia de bajar de peso es que las personas pueden caer en abusos y generarse enfermedades de carácter psicológico como la anorexia y la bulimia, o que lleven a su día a día el consumo de pastillas adelgazantes sin ninguna supervisión expresando una adicción condicionada por ciertos parámetros exagerados de belleza.

Busca quién te asesore.

Mejor detente a pensar qué sale más caro, bajar de peso rápidamente con consecuencias que no puedes medir y sobre las cuales no te has informado; o comprar otro vestido y no preocuparte en ese momento por tu apariencia, aunque sí por tu salud y recurrir a profesionales que te asesoren para que integres a tu vida una alimentación sana y te apoyes con suplementos de manera vigilada y controlada.

Sbel-T Forever ofrece la asesoría necesaria y los tratamientos más avanzados para cualquier tipo de persona y situación, con la vigilancia y supervisión de expertos en el tema que cuidarán de tu salud de manera integral.

No comments.