Tel. (55) 18-58-81-27 / (55) 55-86-59-74

Pastillas para adelgazar: las dos caras de la moneda

Pastillas para adelgazar: las dos caras de la moneda

Pastillas para adelgazar: las dos caras de la moneda

Dentro de todos los métodos que existen para adelgazar, uno de los más peligrosos sin duda son las pastillas para adelgazar. El mercado de los fármacos y más aún el de los suplementos para adelgazar se ha vuelto en extremo voraz al grado de prometer el sueño dorado del estatismo. Hay, por ejemplo, pasillas que según su slogan prometen adelgazar 4 kg por semana sin ejercicio.

Esa publicidad no invita a un cambio de vida, ni informa más allá de las sustancias activas que en el fondo desconocemos. Pareciera que están dirigidas para aquellos humanos con sobrepeso de la película de Wall-e, los cuales han perdido su conexión con el mundo. O sea, su compromiso con el usuario es desechable, no te invita a mejorar tu figura ni mucho menos tu vida, te invita a la fugacidad de un remedio temporal.

Estar delgado no es un acto estético, antes que nada es un símbolo externo de quien se procura una vida sana. Sin embargo, también existen metabolismos que funcionan de distintas maneras y que requieren de atenciones específicas. En Sbel-T Forever somos conscientes de que las grandes ciudades conllevan una reducción inevitable en el tiempo de las personas; tienden a consumir con sus grandes distancias y sus prolongados embotellamientos viales, la hora que pudiera ser aprovechada de mejor manera.

Toda persona de la CDMX tiene al menos dos casas: la que renta y la que recorre (pesero, combi, metro, coche) camino al trabajo donde se maquilla, desayuna, come, estudia. No es culpa de nadie, así hemos dejado que ande el mundo y a él hemos tenido que adaptarnos.

Pero no todas las pastillas son así y no por el ejemplo anterior vamos a estar en contra de siglos del desarrollo farmacéutico y de los beneficios que ha traído a la sociedad. Y antes de estas pastillas, hubo otras que estuvieron en el ojo de la ciencia y en las bocas de los conductores de noticias durante los sesentas. En los 60s, cuando los jóvenes reconocían otras maneras de relacionarse y amar y la juventud rebelde predicaba el amor y la libertad sexual, sectores extremadamente conservadores de la época se pronunciaron en contra de la famosa píldora.

La píldora anticonceptiva hacía su entrada al mercado en medio de esta revolución social que abanderaba la juventud y tomó también un carácter de símbolo. La pastilla recién en 1960 era permitida por el gobierno estadounidense como un método anticonceptivo hormonal. Pero 11 años antes en México un trío de científicos, entre ellos el mexicano Luis Miramontes, pudieron sintetizar por primera vez la progestina 19-noretisterona, la cual es la base de la famosa píldora.

Después, con el tiempo nos dimos cuenta que fuera de la antimoral que profesaban grupos en contra, la píldora también conllevada ciertos problemas, pues su consumo no regulado afectaba de manera negativa en algunas personas.

Actualmente el uso de la píldora está regulado y muchísimo más establecido de lo que muchos pensamos. Sin embargo, esto es para hablar de que cada medicamento que tiende a popularizarse, o por su uso o por los excesos de no estar regulados, su consumo podría ser un problema de salud. Y aquí un riesgo paradójico que corremos por ejemplo con las pastillas para adelgazar: aquello que nos ayude a resolver un problema se vuelva el problema mismo. Por eso ese tipo de métodos tienen que estar estudiados y evaluados por expertos para que así se adecuen a la persona que requiere de su uso.

El mercado está repleto de estos productos, inundan los comerciales, patrocinan eventos de belleza, son a veces protagonistas de “la información que cura” de Lolita Ayala, abundan en las tiendas naturistas y en sus letreros de cartulinas fluorescentes, hay tantas pastillas, que ya no sabemos realmente si  lo que ofrecen es real o es el medicamento hecho de hierbas y venenos silvestres que te vende un merolico.

Algo básico que tienes que saber sobre las pastillas para adelgazar es que cumplen distintas funciones y por ende no todas funcionan igual en el cuerpo de las personas. Hay pastillas que bloquean la grasa y se toman por lo regular antes de los alimentos para que cuando estos entren en contacto con la sustancia activa, la grasa sea encapsulada y desechada por el cuerpo antes de que este la asimile.

Pastillas bloqueadoras de absorción de grasa. Estas pastillas funcionan a nivel intestinal y hacen que la grasa no sea absorbida por los intestinos y así pueda ser desechada de manera natural. El índice de bloqueo es del 30% de las grasas absorbidas en los alimentos (más no de las que ya tenemos en el organismo). Pastillas que suprimen el apetito. Algunos medicamentos prometen reducir el nivel de calorías a 2000 calorías. Estas pastillas están diseñadas principalmente para reducir los antojos, no para dejar de comer, sino para que entre comidas no caigamos en la gula.

Pastillas eliminadoras de grasa. Estas pastillas como su nombre lo dice, eliminan la grasa pero no la del consumo inmediato como las bloqueadoras o aglutinantes, sino que la masa metabólica se ve incrementada facilitando la eliminación de la grasa además de que activan la hormona HCG para cumplir la función sin perder masa muscular. Pastillas aglutinadoras de grasa. Mediante una fuente de fibra aíslan la grasa en residuos grandes que no podrán ser absorbidos por el metabolismo.

Este es en general el panorama de las pastillas, algunas otras ofrecen todo en uno, inhiben, aglutinan, eliminan y a veces rebotan. El riesgo es amplio y si no buscas quién te asesore en estas cuestiones es probable que te muevas en un eterno retorno de las “dietas” y remedios no profesionales. Algunas de estas pastillas acompañadas con una alimentación adecuada y proporcionada de manera individualizada por un nutriólogo y/o un bariatra pueden ser útiles. Recurrir a ellas sin asesoramiento es peligroso. Sbel-T Forever te brinda esos servicios y más, te brinda amabilidad, personalización y sobre todo se preocupa por tu salud.

No comments.