Tel. (55) 18-58-81-27 / (55) 55-86-59-74

Qué difícil entender el sabotaje

Qué difícil entender el sabotaje

Qué difícil entender el sabotaje

Una de las cuestiones más comunes y a la vez más delicadas de tratar en una persona que se somete a un tratamiento para perder peso, es hacerle ver que es víctima de sabotaje en su más pura realidad, sabemos de ello, pero desafortunadamente no somos capaces de detectarlo en su momento o incluso no nos queremos dar cuenta de dicha realidad en ese preciso momento y hacerle frente con delicadeza y respeto al saboteador o saboteadora.

Pero aún cuando ese sabotaje se disfraza de amor, de esa sensación de saber que hay alguien que se preocupa por tu “bienestar” porque no les gusta vernos sufrir (lo común de hacer dieta) e incluso hasta nos martirizamos para que de cierta forma nos alienten y autoricen este sabotaje para no hacer conciencia de nuestra responsabilidad y en su momento tener a quién culpar, “por tu culpa no puedo bajar”, “es que mi marido me trae”, “es que mi mamá me sirve de más”, etc., etc., etc.

Para mi es difícil o delicado, decirle a un paciente que lo están saboteando, ya que soy fiel testigo de este sabotaje porque lo hacen incluso en mi presencia, y en este caso, generalmente la persona que se supone te debería apoyar, ya que no cualquiera te acompaña a tus visitas de control de peso, suelen ser parejas, madres, padres, hermanas, hijos, en fin, como comentaba, las primeras saboteadoras para un paciente son su círculo de confianza. Es difícil ya que ¿cómo decirle sin que lo sienta como agresión de nuestra parte hacia su ser querido?, es como cuando escuchamos que hablan mal de algún pariente y nos prendemos como cerillo, desafortunadamente y me consta que cuando lo comentamos con la mejor de las delicadezas para que abran los ojos y eviten ser saboteados, simplemente se ofenden y dejan muy probablemente de asistir a su tratamiento con el nutriólogo o bariatra.

Tal es el caso para justificar al paciente en mi presencia del porqué no se llevó la dieta de forma correcta “es que estaba sufriendo”, “yo le dije que se comiera solo un pedacito de tal cosa”, “preparé tal cosa (fuera de su plan alimentario) y solo comió bien poquito”, en fin, si es tu caso, considera que este sabotaje muchas veces no es de forma malintencionada, pero no por eso deja de ser un daño a tu salud, autoestima, confianza y obviamente a tus resultados.

Posiblemente porque esa persona siempre hace lo mismo con sus dietas, generalmente también en sobrepeso u obesidad pero se escudan con que ellas así están bien o así son felices y/o casualmente “nada les funciona”, o ya saben cómo bajar la panza y cuando ellos quieran lo hacen. Te aviso, no hay de qué preocuparse son sus hábitos, hábitos que tal vez esté arrastrando desde hace algunos años y piensa que son correctos, pero si tú ya estás más consciente de la necesidad que tienes de cambiar o mejorar tu forma de alimentarte (tus propios hábitos), ya será más fácil para ti no aceptar esos sabotajes y resistir a la tentación de recaer en los hábitos que te llevaron a subir de peso, que muy seguramente no podrán faltar de tus seres queridos, cercanos o incluso amados.

Cambia tú, cambia tu mundo, posteriormente ya con tus nuevos hábitos arraigados, incluso tú puedes ser un agente de cambio para esos saboteadores y ayudar a que se beneficien de ello.

¿Quieres mejorar tus hábitos, o saber concretamente de qué estamos hablando, no esperes más y comunícate con nosotros para que inicies tu tratamiento y cambies tu vida para estar y mantenerte esbeltos para siempre.

Por: Lic. Oscar M. Alanis

CEO Sbel-T Forever

Sbel-t@hotmail.com

No comments.